Análisis de Mercado

Pendiente de la curva de tipos de interés como indicador del ciclo económico

¿Hay que seguir invertidos en bolsa? ¿Seguirá expansivo el ciclo económico que nació en 2009? ¿La recesión de 2020 fue coyuntural provocada por el virus o es un cambio de ciclo?

El ciclo económico

La economía se mueve en ciclos. Por eso, los índices de bolsa se mueven en tendencias. Existen periodos de expansión y recesión. Las autoridades económicas intentan suavizar estos “vaivanes” o movimientos con las herramientas de la política monetaria y fiscal. En épocas de expansión, suben tipos de interés e impuestos para reducir los riesgos de inflación. En recesión, bajan tipos e impuestos (o deberían) para “empujar” la economía y luchar contra la deflación y recesión.

Lo que denominamos en el gráfico techo o fondo son los puntos de inflexión. Techo es el punto donde la economía cambia de expansión a recesión y fondo lo contrario. Los economistas intentan prever el momento cuando se producirá el cambio ciclo porque, unos meses antes, habrá un cambio de tendencia en los mercados financieros. Si somos capaces de prever cuando se acerque un fondo debemos cambiar nuestro asset allocation, rebalanceando nuestra cartera hacia activos de riesgo, como bolsa o commodities.

¿Cómo podemos prever el cambio de ciclo económico?

Los economistas intentan prever el cambio del ciclo económico porque ello otorga un gran potencial de beneficio. ¿Cómo podemos preverlo? Se trata de examinar los datos económicos de empleo, actividad, sentimiento empresarial, encuestas…

 

No obstante, existe un indicador sencillo pero muy efectivo. Se trata de la pendiente de la curva de tipos de interés. La curva de tipos de interés es una representación gráfica con los rendimientos de los bonos públicos (yields de Treasuries US, bonos alemanes, etc…) y los vencimientos de cada uno de ellos (maturities). 

¿Cómo se mueve la curva de tipos? Los vencimientos cortos (hasta los yields de los bonos hasta 2 años de vencimiento) se mueven producto de la política monetaria. Es decir, por las decisiones del banco central. Los plazos largos (10 años en adelante) por las expectativas económicas. Por tanto, los plazos largos de desplazarán hacia arriba si el mercado cree que en el futuro habrá subida de tipos por inflación, y la inflación es producto de la actividad y el crecimiento económico. Por tanto, una pendiente positiva es un buen indicador. Una pendiente negativa (curva invertida) es señal de un elevado riesgo de recesión en el próximo año.

En el siguiente gráfico sobre la economía de Estados Unidos representamos el spread (diferencia de yield entre 10 años USA y el 2 años y 3 meses), con una señal horizontal de 0. Si vemos en los ciclos anteriores, cuando el spread desciende de 0 (pendiente negativa) precede con unos trimestres a la recesión (como en el 2000 y 2008 con las burbujas .com y la crisis financiera) que simbolizamos con una línea vertical roja.

¿En qué situación nos encontramos? La curva de tipos de interés en Estados Unidos se invirtió en agosto de 2019 y en enero del 2020. Volvió a funcionar. En 2020 el PIB de Estados Unidos tuvo dos trimestres con crecimiento del PIB negativo (recesión). ¿Va a continuar? Obviamente no hay herramientas perfectas ni nadie puede adivinar el futuro. Pero, la curva de tipos está ganando pendiente positiva (steepening) y la política monetaria y fiscal es expansiva. Por tanto, lo más probable es que el ciclo macroeconómico siga expansivo y el S&P500 prosiga su senda alcista.